‘Harvey’ deja al desnudo ‘adicción’ de México a gas de EU

México recurre a EU para más de la mitad de su suministro de gas natural, por lo que después del cierre de estaciones en Texas que proveen a nuestro país no hubo más opción que limitar la demanda, en tanto las importaciones cayeron 16% en un solo día.
Por Ryan Collins

El brutal golpe del huracán Harvey a la industria energética estadounidense revela el grado de dependencia que tiene México del gas natural de su vecino del norte.

La furia de la tormenta obligó a cerrar los gasoductos transfronterizos de Texas e impidió que los buques tanques cargaran el combustible.

Los consumidores mexicanos, que usan cantidades récord de gas proveniente de las prolíficas cuencas de shale de Estados Unidos, no tuvieron más opción que limitar la demanda en tanto las importaciones cayeron 16 por ciento en un solo día después de la llegada de Harvey y antes de recuperarse.

Después de poner fin al monopolio estatal de energía hace cuatro años, México ha complementado la menguante producción nacional de gas con envíos de Estados Unidos.

Pero, conforme los mercados de gas de ambas naciones quedan más entrelazados, los problemas de suministro de EU –ya sea debido a desastres naturales o a cambios de política como las amenazas del presidente Donald Trump de retirarse del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) – pueden dificultarle a México encontrar alternativas al suministro estadounidense.

“México se ha vuelto más dependiente del gas natural estadounidense porque ahora recurre a EU para más de la mitad de su suministro”, por encima del 25 por ciento de 2014, dijo el viernes Jacob Fericy, analista de Bloomberg New Energy Finance, en un correo electrónico.

Antes de que Harvey tocara tierra, el Gasoducto Tennessee Gas de Kinder Morgan cerró dos estaciones de compresión del sur de Texas al evacuar a sus empleados, reduciendo la cantidad de combustible que habría llegado a México. Una estación permaneció fuera de servicio el viernes y las exportaciones de gas a México probablemente no vuelvan a la normalidad hasta la primera semana de septiembre, dijo Fericy.

Fuente El Financiero
Ver nota origina AQUÍ